Esta es una pregunta recurrente cuando volvemos de vacaciones y resulta que el riego automático no ha funcionado, o cuando nos compramos una vivienda con jardín. En este artículo pretendemos darte pistas para tomar la elección correcta.

El primer factor a tener en cuenta es el entorno en el que vivimos. En ciudades como Madrid o Barcelona, y en general en España disponemos de un buen clima para vivir pero que sin embargo es de pocas lluvias y mucho sol. Esto hace que el cuidado de nuestro jardín de hierba natural requiera un gran esfuerzo y un gasto importante en agua de riego.

Los cuidados de un césped natural deben ser continuos y los principales para conseguir un césped bonito y cuidado son los siguientes: segarlo regularmente con la cortadora, igualar y repasar con otro tipo de herramientas los bordes y zonas limítrofes con árboles, piedras …; quitar las malas hierbas manualmente o con el uso de herbicidas; poner abono regularmente; regar la superficie diariamente o en función de la época del año; renovar el terreno cada temporada aireando la tierra y poniendo semillas en las zonas que lo necesiten. Con estos cuidados nos aseguramos un mantenimiento básico que no garantiza que el césped luzca en toda su extensión como deseamos.

Por contra, si realizamos una instalación correcta de césped artificial sobre una buena capa de piedras de drenaje y material geotextil anti-malas hierbas, la lista de cuidados se reduce ampliamente. Periódicamente tendrás que regarlo y cepillarlo para que luzca lustroso, incluso si tu jardín incluye árboles o plantas decorativas puedes instalar el riego por goteo antes de colocar el césped artificial y así sólo utilizaras el agua realmente necesaria.

Los nuevos materiales de polietileno dan un aspecto y tacto muy similar al césped natural, con la ventaja de que tras 10 ó 15 años puedes cambiarlo por otro nuevo y reciclar el antiguo.

Si la instalación se ha realizado correctamente el jardín no se encharcará al disponer de drenaje y si lo riegas cuando hace mucho calor, la arena que se coloca para lastrarlo retiene la humedad y refresca el ambiente.

Pero no todo son ventajas frente al césped natural, hay que indicar que el natural permite un contacto con la naturaleza, que absorbe CO2 y libera oxígeno, absorbe también ruidos, polución y calor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario