Para dar sensación de verano, para acompañar a esa piscina que lleva tiempo rondando en tu cabeza y por fin la tienes en casa, o simplemente para tener un espacio verde en el hogar para decorar, el césped es una de las superficies que mejor casan con una vivienda.

Si, por diversos motivos, no podemos mantener una zona verde en nuestro hogar, no hace falta renunciar a ello, pues actualmente existen una amplia variedad en cuanto a césped artificial que simulan a la perfección a uno real, y si lo mantenemos en perfectas condiciones nos durarán lo que queramos.

Los céspedes artificiales crean ambientes naturales y muy frescos, así que su cuidado debe ser el más adecuado, para que agentes externos como el viento, el agua, las altas temperaturas o el uso diario no acaben por desgastar y deteriorar su aspecto y condición.

Cómo limpiar el césped artificial:

Como bien apuntábamos, los meses de verano son la época perfecta para disfrutar al máximo de las zonas externas del hogar, entrando en juego el uso que hacemos al césped, que es mayoritario en contraposición al invierno.

Las altas temperaturas, el efecto del viento, las deposiciones de nuestras mascotas o el deterioro por pisarlo hacen del césped artificial una zona que cuidar a menudo.

Su mantenimiento es sencillo, y podemos limpiarlo fácilmente con una aspersión rápida de la manguera que tengamos en el exterior. Los céspedes artificiales de última generación están fabricados para dejar pasar esa agua que echemos y que no aparezcan charcos o barro por su acumulación.

Esta acción es de vital importancia cuando los días de más calor se acentúan y, basta con unos minutos para poder recuperar su aspecto más lúcido y que no pierda calidad ni intensidad de color.

Por otro lado, si nuestro césped está instalado con arena de sílice, hará que la humedad se retenga, pudiendo mantener esta zona más fresca durante más. Pero, además, tendremos que mantener esta arena bien esparcida por todo el césped, pues con el viento se podrá mover hacia zonas acumulándose, y con un leve cepillado a contrapelo con una escoba o cepillo evitaremos que ocurra.

Otra acción a realizar pasa por higienizar el pasto sintético, es decir, intentar que las bacterias y/o bichos pasten libremente por tu césped artificial. Basta con agregar a nuestra zona verde higienizadores que no dañarán ni decolorarán nuestro césped.

En otras épocas del año, también es necesario un mínimo de mantenimiento. Por ejemplo, en otoño será imprescindible realizar una recogida de hojas secas para que no dañen la superficie, simplemente dándole con un rastrillo suavemente o con un soplador de hojas, de fácil manejo y que no daña el césped.

Finalmente, cuida tu zona verde como si fuese el interior de tu hogar. Intenta no arrojar restos de comida o basura que puedan dar un aspecto deteriorado, y si no podemos evitar mancharlo, intenta limpiar lo que se haya derramado con un producto diluido en agua, como puede ser el amoniaco, aproximadamente con un 3% de cantidad es suficiente mezclado con agua.

Fuente: habitissimo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario