Problemas y soluciones a los mismos.

La instalación de césped artificial en un jardín o terraza supone una gran mejora tanto en lo estético como en lo funcional. Aporta un aspecto natural a zonas de la vivienda donde antes podía haber loseta, cemento, o directamente césped natural mal conservado y, en el caso de éste último, evita todos los cuidados y desesperaciones que en ocasiones conlleva en usuarios no “avanzados”. Sabido es también que el césped artificial requiere de muy poco mantenimiento y escaso gasto en agua. Tampoco requiere de abonos, replantados y otros gastos que sí son necesarios para mantener un jardín o terraza de césped natural en buen estado.

Pero no por ello hay que dejar al césped artificial abandonado a su suerte. Realmente bastaría con tener tres máximas muy en cuenta para tener siempre nuestro jardín de césped artificial en perfecto estado de revista: cepillarlo regularmente a contrapelo, mojarlo con una manguera de vez en cuanto y reponer la arena de sílice a medio largo plazo.

El cepillado a contrapelo permite tener siempre las fibras del césped levantadas y sirve para la función de limpieza, ya que al estar en el exterior es normal que se ensucie y le caigan hojas y otros objetos que conviene que retirar. Esta labor hay que hacerla con un cepillo o escoba de jardinería de plástico y no metálica (para evitar arañar las fibras). También se pude emplear un soplador para llevar la suciedad a un rincón y luego recogerla, siempre con cuidado de no levantar la arena de sílice.

El riego del césped artificial permite eliminar el polvo y suciedad que se deposita en el césped. Si la suciedad es más resistente en algún punto, se puede utilizar jabón con una esponja antes de aclarar.

Por último, para mantener un buen aspecto y las fibras en posición vertical, conviene con el paso del tiempo reponer la arena de sílice, sobre todo en zonas muy transitadas y cuando se detecte la falta de relleno.

A continuación vamos a repasar los problemas más frecuentes que podemos encontrarnos con el césped artificial, y las soluciones apropiadas para solucionarlos.

Las malas hierbas

El viento, las hormigas y otros factores permiten que lleguen a nuestro césped las semillas que germinan después. Lo hacen tanto en la arena de sílice como sobre el plástico del césped. Si son pocas, se pueden retirar a mano o barriendo, pero si la cantidad es grande, existen herbicidas apropiados.

Las Manchas

Las fibras de polietileno es un material muy resistente a las manchas al no absorber la humedad. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de las manchas son líquidas. Así que más que limpiar, estamos hablando de una tarea de retirado de residuos, y las más frecuentes como el polvo, deposiciones animales y líquidos vertidos, basta con utilizar una manguera de agua. Si se resisten, como hemos comentado antes, frotar con jabón y una esponja.

Las manchas más habituales son:

– Residuos animales: Limpiarlos con agua y jabón, o también con una solución al 50% de agua y vinagre blanco. Aclarar con abundante agua después.

– Caramelos y chicles: En las droguerías disponen de spray de Freon, que permite retirarlo luego con una espátula. O también se puede utilizar hielo seco.

–Cal: En zonas en las que hay más cal en el agua, el riego por goteo en macetas puede dejar restos de cal en su base, dejando una marca blanquecina alrededor. Estas manchas se eliminan retirando la maceta y frotando con un cepillo los restos de cal. También existen en el mercado productos anti-cal, que rebajados en agua, podemos aplicar y aclarar después con agua abundante.

– Hongos: No es frecuente pero si ocurre, una solución del 1% de agua oxigenada y el resto agua. Aplicarlo con una esponja y después aclarar con agua.

El resto de manchas más frecuentes suelen ser de base acuosa, como bebidas, helados, leche, orina… Utilizar agua y jabón y un posterior aclarado con agua suele ser efectivo, y si alguna persiste, utilizar una solución del 3% de amoniaco y el resto agua. Hay otras cuya base es oleaginosa, como pinturas, ceras de parafina, gasóleo, aceite, alquitrán… En este caso conviene retirar primero con una espátula el producto y después agua y jabón. Si aún quedan restos, limpiar con una esponja y percloroetileno, una solución de limpieza en seco. Cuando la mancha es de barniz, limpiar con una esponja con algo de acetona y aclarar inmediatamente.

El tabaco

Las fibras del césped artificial son ignífugas, por lo tanto no arde, pero por el calor sí se funden. En las zonas afectadas conviene sustituir el césped, por lo que recomendamos ponerse en contacto con una empresa especializada en instalación de césped artificial.

El hielo en zonas frías

Una norma de sentido común para evitar partir las fibras es la de no pisar el césped hasta no deshelarse, y esperar a que de forma natural lo haga. No utilizar sal u otros productos como el clorato de calcio, nitrato de amonio, ni productos corrosivos o tóxicos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario